Rumbo a la Isla del Tesoro

| 01.06.2019

Ayuda a Jim a encontrar el famoso tesoro de Long John Silver. ¡Supera peligrosas trampas en tu aventura por encontrar el botín! Desembarca en una isla tropical llena de acción y misterio en Rumbo a la Isla del Tesoro, una gran aventura repleta de emoción. ¿Lograrás dar con el escondite del tesoro?

Vemos que la barca ha sido saboteada, un gran agujero en el casco que debemos reparar. Damos el brebaje al loro y éste, en compensación nos da una pluma roja que colocamos en el lado izquierdo de igual manera que hicimos con la amarilla, el trabajo terminado se nos muestra una secuencia. Ahora podemos girarnos a la derecha y coger la pistola descargada del suelo y el saco de balas de encima de la mesita, cargar la pistola asociando la pistola con el cuerno de pólvora y el saco de balas lo que nos da una pistola cargada. Y tengo un contramaestre, mi querido Livesey, que toca la gaita. Solamente una vez sufrió un verdadero enojo, lo cual sucedió poco antes de su triste fin, en ocasión en que la salud de mi padre estaba ya declinando en una pendiente, que acabó por llevarlo hasta el sepulcro. Volvemos a subir al techo de la cabaña, armamos en el inventario la caña con la bolsa trampa y la colocamos en la mesita de los piratas: secuencia. Nos giramos hacia la parte trasera de la barca y nos bajamos. Era un hombre alto, fuerte, pesado, con un moreno pronunciado, color de avellana. Cuando se hubo sentado en el borde de la cama se detuvo un poco y luego murmuró: —Ese Doctor me ha hundido De haber podido, lo hubiera matado a través del barril. Regresamos a la cascada y a la gruta. Clicamos en el botón blanco para hacer pasar los días hasta que queden frente a frente Mono y una raya y dos puntos 32 días Nos giramos y hacemos que Long John clique de nuevo en el 19 3 rayas y 4 puntos.

En el inventario disociamos el pico y obtenemos una barra de pico y una punta de pico. Yo no tenía dudas de que Silver era el mejor compañero que yo podía desear. Twitter WhatsApp Desde el 1 de julio hasta el 3 de septiembre ininterrumpidamente, de 11 a 23 horas. Si me dejaseis a mí que os llevara con buen rumbo, todos podríais ir en carroza, sí, señor. Regresamos al torreón, cogemos la especie de trompeta que llevamos en el inventario y la hacemos sonar en el agujero del suelo, secuencia. Confieso que soy un asno y espero vuestras órdenes. Aquella colina que hay al norte se llama el Trinquete; hay tres montes en fila hacia el sur: Trinquete, Mayor y Mesana. Por ello él y el doctor y yo bajaremos ahora al camarote para brindar a vuestra salud y por vuestra suerte, y a vosotros se os permiten unas rondas para brindar a la nuestra. Mi corazón latía violentamente cuando mi madre y yo volvíamos, solos de nuevo, en medio de aquella noche helada, para afrontar tan temible y peligrosa aventura. El squire ha hablado a pesar de sus advertencias. Vamos por la izquierda y colocamos las piedras en su sitio correspondiente, no ha lugar a la duda, el tamaño lo indica. La gente de Roberts

Video

Rumbo a la Isla del Tesoro

Ahora, como quien dice, navego por mi cuenta. Cuando llegamos a la residencia, el squire y el doctor Livesey estaban dando fin a un cuartillo de cerveza y unas tostadas antes de subir a bordo de la goleta para hacer una visita de inspección. Por el contrario, hay tres puntos con la venia del señor Trelawney que voy a someter a vuestra consideración. La gente de Roberts La portilla de popa estaba abierta, pues era una noche en extremo calurosa, y se veía el rielar de la luna en la estela del barco. Yo te lo explicaré si ellos logran lo que quieren. Ese era uno de ellos. Esto es lo que haremos. En el centro 3 bolas, 2 azules y 1 blanca en el centro, así como tres rayas blancas giratorias. Y siempre por esta prisa, por la maldita prisa. Cualquiera de los otros guardabosques a sus órdenes se hubiera cambiado gustoso por él, pero no era ésa la voluntad del squire, y sus deseos eran órdenes para todos. Falta calafatearlas. Vamos por la izquierda y colocamos las piedras en su sitio correspondiente, no ha lugar a la duda, el tamaño lo indica. Comencemos a preparar material destructivo, je,je.

Profession Rumbo a la Isla del Tesoro inscrit sur

Sé cosas terribles. Nunca Bill ha obrado de otro modo, ni ninguno de los que han navegado con él. Y Five Card Deluxe cuando su orden estaba ejecutada—tenemos que buscar la llave de eso, y ya veremos quien es el que lo coje. Si hubiera visto, en su lugar, el paso de reyes o arzobispos, no hubiera sido mayor mi felicidad. Bajamos el sendero y miramos a la derecha, encima de la piedra cogemos un paquete envuelto en hule. En el suelo, muy cerca de la mano del difunto me encontré en q acto un disco pequeño de papel, ennegrecido de un lado. Pero, en cuanto a esto, pronto iba a convencerme, porque Silver dio un ligero silbido y un tercer personaje se acercó y se sentó con ellos. Debajo de la hamaca cogemos una botella de rongiramos a la derecha y, sobre una roca, cogemos el cuerno derecho de un carnero. Así se echa a perder Teeoro la tripulación. Si hubiera pasado en mis buenos tiempos, le habría echado el guante de prisa, lo hubiera trincado, y de un manotazo Cogemos el mango del pico y lo colocamos en el interior de la concha Word Mojo Gold impedir que se vuelva a cerrar. Pero todo apresuramiento era vano. Rumbo a la Isla del Tesoro fue uno de los que yo contraté. Yo siempre estaba en acecho de marineros de una sola pierna, ó de dos, pero el que acababa de aparecérseme era para mí un enigma.

El señor Trelawney, que es un caballero generoso como ya todos habéis comprobado, me ha pedido mi opinión sobre vuestra conducta en esta travesía y he podido informarle con placer que todo el mundo a bordo, sin excepciones, ha cumplido con su deber a mi entera satisfacción. También conozco al ciego. Como señas, pues Ahora podemos bajar a la playa. Cogemos la pizarra y clicamos en la mano del viejo pirata, una secuencia nos muestra la idea a seguir. Cuando llegamos a la residencia, el squire y el doctor Livesey estaban dando fin a un cuartillo de cerveza y unas tostadas antes de subir a bordo de la goleta para hacer una visita de inspección. A la derecha veremos un manojo de ramas secas, las lanzamos al lago para que sirvan de pasarela tantas veces como nos convenga. Volvemos a subir al techo de la cabaña, cogemos la caña de pescar y actuamos sobre la mesita con los objetos, cada vez que cojamos un objeto lo debemos disociar en el inventario para poder utilizar la caña sola; primero cogemos un cuerno de pólvora lleno , después intentamos coger la bolsa llena de balas pero pesa mucho y no podemos, ahora cogemos una bolsa de tabaco no olvides disociarlos en el inventario. Volvemos a la cabaña y abrimos el barril de pólvora, cogemos la bolsa de tabaco y la llenamos de pólvora, esto nos da una trampa con bolsa de tabaco. Hasta aquí hemos seguido las instrucciones del mapa de Long John, pero ahora nos da nuevas instrucciones en forma de nota dentro del cofre. De no fallarme las fuerzas, hubiera saltado de la barrica y me lo hubiese jugado todo en la fuga; pero mi corazón y mi valor se paralizaron. Después se fue hacia su cocina. El manejo de la posada había caído enteramente en manos de mi madre y mías, y ambos teníamos demasiado que hacer con ella para que nos fuese dable el parar mientes con exceso en nuestro desagradable huésped. Listo, la barca queda amarrada a la argolla de la pared.

Ese era la flor de la familia, nadie como Flint. Cogemos el espejo y clicamos sobre John, secuencia y final. SIla le tenían miedo a Pew, y muchos también a Flint; pero Flint tenía miedo de mí. Primer punto. Regresamos a la barca. Nos fijamos en la estatua Tesor vemos que ahora es Rumbo a la Isla del Tesoro color verde, igual que el de la izquierda. Yo dí un paso hacia él. Abrimos el inventario y disociamos los elementos de la polea y obtenemos: un ejeuna pieza de madera y un rodamiento. Pienso fondear The Andersen Accounts: The Price of a Life Collectors Edition un poco. Y se s de pronto, como si recordara algo. Solamente una vez sufrió un verdadero enojo, lo cual sucedió poco antes de su triste fin, en ocasión en que la Iala de mi padre estaba ya declinando en una pendiente, que acabó por llevarlo hasta el sepulcro. LA TISANA INFUSIÓN A la derecha de la forja cogemos un puñado de leña y la colocamos sobre las cenizas, cogemos el mechero y encendemos el fuego, en el fuego colocamos el casco lleno de agua dulce para obtener un casco con agua hirviendo al que asociamos el corcho en forma de corazón: animación. Era un sitio para refugio de piratas, en otro tiempo, y un marinero que navegaba conmigo conocía todos los nombres de estos parajes. Todo él aparecía pintado con esas figuras indelebles que se dibujan en el cuerpo los marineros y los presidiarios. Rumbbo, pues, chiquillo,


Комментариев: 13 на “Rumbo a la Isla del Tesoro

  1. Moogura

    Esto es imposible. Nadie, a no ser el viejo Redruth, se hubiera atrevido a rezongar. Aunque yo no puedo ver, puedo oir, sin embargo, hasta el movimiento de un dedo. Debajo de la hamaca cogemos una botella de ron , giramos a la derecha y, sobre una roca, cogemos el cuerno derecho de un carnero.

    Reply
  2. Vutilar

    Desde luego no son un recreo para la vista, pero su traza es del mas indomable coraje. Sufrimos algunos temporales que no hicieron sino poner a prueba lo marinera que era la Hispaniola. Por ello él y el doctor y yo bajaremos ahora al camarote para brindar a vuestra salud y por vuestra suerte, y a vosotros se os permiten unas rondas para brindar a la nuestra.

    Reply
  3. Faekinos

    La muestra estaba recién pintada y las ventanas lucían bonitas cortinas rojas y el piso aparecía limpio y enarenado. Cogemos el molde lleno y lo colocamos sobre el otro molde lleno, encima de las piedras. Nos giramos. Y allí, en un rincón, colgaba una jaula donde vivía su loro.

    Reply
  4. Durr

    Ha hecho usted bien, señor, en ceñirse y alejarnos de la isla -agregó-. Y ahora—añadió cuando su orden estaba ejecutada—tenemos que buscar la llave de eso, y ya veremos quien es el que lo coje. Ahora bien, Mrs. Jim, Squire Trelawney y el doctor Livesey se embarcan junto al capitn Smollet en la Hispaniola rumbo a la ms fascinante aventura de todos los tiempos. Estoy admirado de cómo se ha puesto incondicionalmente a mi servicio, lo que por cierto he de decir ha sido secundado por todo el mundo en Bristol, desde el instante que sospecharon nuestro puerto de destino

    Reply
  5. Dim

    El rugido de un animal nos pone los pelos de punta. Y volvió a reírse de tan buena gana, que de nuevo me arrastró en su regocijo. Pero aquí les interrumpió el doctor Livesey. Vamos a dar una vuelta a ver qué encontramos por ahí.

    Reply
  6. Vudotilar

    Y yo también iba a ser uno de ellos, yo también iba a hacerme a la mar, en una goleta, y escucharía las órdenes del contramaestre, a nuestro gaitero, y las viejas canciones marineras que recordaban mil aventuras. Intentamos salir por la ventana, el loro se va, pero antes tenemos que atar las cuerdas para no hacer ruido al descender, el nudo hay que atarlo debajo de la ventana. Perdóneme que se lo diga, pero me recuerda usted su moraleja. Cogemos el manojo de maderas y lo colocamos sobre el hogar de piedras.

    Reply
  7. Merg

    Cogemos las tenazas de la pared, al lado del fuego, y cogemos el crisol que vaciaremos en las cajas de molde. No, no me suena tal nombre. Nosotros clicamos en 11, dos rayas y un punto segundo por la derecha.

    Reply
  8. Ararr

    Y nunca pudimos averiguar dónde se procuraba la bebida. Ahora bien, tarde o temprano tendremos que enfrentarnos violentamente a los levantiscos, y lo que yo propongo es coger la ocasión por los pelos, como suele decirse, y atacar nosotros precisamente el día en que menos lo esperen. Y estrechó mi mano con la suya, grande y firme. Clicamos en dar ron , misma respuesta. Hay que ingeniar.

    Reply
  9. Basida

    Volvemos a hablar con Morgan. Cuando llegamos a la residencia, el squire y el doctor Livesey estaban dando fin a un cuartillo de cerveza y unas tostadas antes de subir a bordo de la goleta para hacer una visita de inspección. Muchos le tenían miedo a Pew, y muchos también a Flint; pero Flint tenía miedo de mí. El timonel miraba la arboladura y silbaba por lo bajo una canción; sólo se escuchaba el sonido de ese silbido y el chapoteo del agua cortada por la proa y que barría el casco de la goleta.

    Reply
  10. Samuzragore

    Ahora cruzamos la puerta bajo la inscripción y subimos hasta la guarida de los piratas. Cogemos el espejo y clicamos sobre John, secuencia y final. Pero si vuestra intención es fondear para carenar, desde luego no hay mejor lugar por estas aguas.

    Reply
  11. Vulrajas

    Y volvió a darme una palmada cariñosa. Clicamos en al agujero que tenemos al lado para oír el eco. Cuando se hubo sentado en el borde de la cama se detuvo un poco y luego murmuró: —Ese Doctor me ha hundido No es ya el tesoro, es la gloria del mar la que se apodera de mí!

    Reply
  12. Tagar

    Primer punto. Salimos pitando de aquí y aparecemos cerca de la entrada del valle, al lado de la red trampa. El señor Trelawney estaba hospedado en una residencia cerca del muelle, con el fin de vigilar el abastecimiento de la goleta. Volvemos a la cabaña y abrimos el barril de pólvora, cogemos la bolsa de tabaco y la llenamos de pólvora, esto nos da una trampa con bolsa de tabaco.

    Reply
  13. Mazur

    Avanzamos un clic, pero una trampa nos detiene, no pasa nada, clicamos dirección a la verja y allí aparecemos. Nos giramos hacia la parte trasera de la barca y nos bajamos. Giramos a la derecha y miramos el palo largo para coger la polea. Que pase.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *